Cita Online

blog

 
Sociedad
Lunes, 01 de Octubre de 2018
 

Alerta extraescolares: "Los niños están sobreestimulados, necesitan tiempo para descansar y jugar"

 
Redacción
 

Expertos de Grupo IHP advierten del exceso de actividades fuera de casa y del colegio, fuente de estrés y malestar.

Alerta extraescolares:
La vuelta al cole va mucho más allá del cole para cada vez más niños. Al retorno a la rutina después de las vacaciones de verano hay que sumarle una cantidad, a veces excesiva, de actividades extraescolares más allá de las aulas de la escuela y del propio hogar de los más pequeños. Y aunque el estímulo y la formación completa son aspectos muy importantes en el desarrollo de los niños, un exceso de tareas puede generar consecuencias muy negativas.
 
La psicóloga de Grupo IHP, Marta Rivas, advierte de que los niños actuales "sin duda son los más sobrecargados". "Están sobreestimulados, y como consecuencia no toleran el aburrimiento y no saben gestionar el tiempo libre. Han aprendido a estar siempre ocupados, con las agendas llenas, lo cual impide que desarrollen su creatividad con tiempo libre y actividades no programadas. Esto es producto, en parte, de que los adultos llevemos un ritmo de vida acelerado y no le podamos dedicar tanto tiempo. Como consecuencia, los apuntamos a actividades extraescolares, la mayoría de colegios tienen comedor y horario de tarde (alguno terminan a las 17:00h.); y después llegan a casa y tienen que hacer deberes". 
 
Y es que es importante recordar que cada niño tiene un ritmo y unas necesidades diferentes. "El indicador más evidente de que nos estamos pasando es que los niños no tengan tiempo para jugar y despejarse o descansar. Sentarse a hablar con él para saber qué piensa de su horario, actividades, gestionar el tiempo juntos, enseñarle a organizarse. Así sabremos si se siente sobrecargado", explica la psicóloga.

¿Cómo se puede detectar que un niño está estresado?

Alerta extraescolares:
Pero, ¿cómo saber si un niño ya está estresado? Es fundamental saber cuándo nuestros pequeños necesitan ayuda en este sentido. En ocasiones son ellos mismos quienes lo refieren de forma explícita demandando tiempo de juego o se quejan del exceso de deberes. Otros signos de alarma son el cansancio, la irritabilidad, el decaimiento, la falta de concentración, la ansiedad, la alteraciones en el sueño, la falta de apetito, la desmotivación, etc.
 
En cualquier caso, existen métodos para ayudar al niño a no abrumarse. De acuerdo con Marta Rivas, "lo más importante es adecuarse a las necesidades de los niños y no llenarle la agenda de actividades. Ellos tienen una percepción del tiempo diferente a la nuestra y no podemos pretender que sigan nuestro ritmo. Hay que garantizarles ocio, descanso y tiempo de calidad en familia. Puede ayudarle tener en cuenta sus intereses a la hora de elegir las actividades y enseñarles a organizarse, siempre y cuando se deje tiempo de ocio no programado y descanso. En muchos casos los padres no son conscientes de estas situaciones, pues estamos inmersos en nuestro estrés diario, con prisas a todos lados, sobrecarga de trabajo, y pensamos que tenerlos en inglés, catequesis, atletismo y danza es imprescindible, más las cinco horas de colegio y los deberes, olvidando el ocio y el descanso. Queremos que estén mejor formados y preparados para el futuro de lo que pudimos estar nosotros, pero hay que ser cautelosos con la hiperexigencia y con poner en ellos nuestras propias expectativas".

COMENTARIOS