Cita Online

blog

 
Consejos
Viernes, 12 de Enero de 2018
 

¿Reciben los niños demasiados regalos hoy en día?

 
 

La psicóloga clínica Marta Báez opina sobre los problemas que se derivan de la sobreestimulación de los menores y de no decirles nunca que no.

¿Reciben los niños demasiados regalos hoy en día?
Podemos decir que los niños en la actualidad se encuentran sobreestimulados de actividades e información y también, sobrecargados de objetos, regalos, comida, ropa… Además, tienen demasiadas tareas programadas, tiempos a contrareloj y deben aprender muchos contenidos académicos y de forma rápida. En cambio, tienen poco tiempo para jugar, para estar con los padres en casa, contarse cosas, pasear, incluso no hacer nada e improvisar. 
 
Los padres actuales se encuentran muy ocupados en general con el trabajo, las relaciones sociales, el deporte, el uso del teléfono, el ordenador, la casa… Padres y niños tienen la atención puesta en demasiadas cosas a la vez. Esto supone una menor disponibilidad emocional para los hijos y por ello, que estos puedan sentirse más solos y no siempre dispongan del apoyo suficiente en las figuras que les sostienen y de las que depende para su crecimiento.
 
Por otra parte, y quizá como consecuencia de la escasez de tiempo para estar con los hijos de una manera más intensa y pausada, encontramos que con frecuencia los padres tienden a satisfacer repetidamente a los niños y darles todo lo que pueden materialmente, como si eso fuera lo más importante y necesario para ellos. 
 
Nos olvidamos que una de las funciones básicas de los padres es educar, enseñar lo que se puede y lo que no, ayudarles a que aprendan a esperar, a contenerse, que no todo se puede tener, no todo se puede hacer, que existe el error, el conflicto y así aprendemos y mejoramos, que desear y conseguir no siempre van juntos, que no podemos ni debemos darles todo…
 

¿Cómo podemos mejorar este panorama actual? Algunas recomendaciones

¿Reciben los niños demasiados regalos hoy en día?
Empecemos por entender que los hijos no pueden ser los mejores ni tenerlo todo y que los padres no son perfectos ni tampoco pueden y deben darlo todo. Los niños para crecer seguros, firmes, confiados y sanos necesitan unas figuras con criterio, que estén presentes y sepan por dónde hay que ir. De esta forma podrán apoyarse y sentirse apoyados. 
 
Otras cosas que además debemos y podemos hacer:
 
  • Favorecer y buscar tiempo de estar con los niños para perderlo con ellos.
  • Hacer cosas en común como jugar, salir, ver películas, hacer deporte, preparar algo juntos…
  • Limite la atención cuando está con ellos, procurando no hacer otras cosas mientras.
  • Limite el uso de las tecnologías cuando comparte el tiempo con sus hijos y de esa forma también limitará más fácilmente su uso en los niños.
  • Procure ayudarles a crecer y ser autónomos: apóyeles a que aprendan a hacer lo que pueden hacer ya solos por su edad, sin hacérselo usted mismo: comer, vestirse, ducharse, los deberes…
  • Permita que se aburran a veces, que no tengan nada que hacer para que pueda surgir la creatividad.
  • Hágale partícipe de alguna responsabilidad en la casa en beneficio de todos: poner la mesa, recoger los platos, bajar la basura, recoger la ropa…
  • No tenga miedo a decir que no, a mostrarle lo que no puede ser y, sobre todo, sea firme cuando lo haga, teniendo en cuenta que aprender esto es muy importante para ellos.
  • Ayúdele a que pueda reconocer sus errores y hágalo también usted mismo, cuando se haya equivocado.
  • Procure ser expresivo y comunicativo en sus emociones afectivas con ellos.
 

COMENTARIOS